Kenji Mizoguchi

Articles

La cacería de las geishas

La tranquilidad se rompe. Comienza a oscurecer. Con las cámaras en la mano o colgadas sobre el cuello, los turistas deambulan en las calles angostas de prolijos y relucientes adoquines. Miran de reojo, se susurran…