Crónicas de calle

Articles

Malabarista

Con uno, con dos, con tres, con cuatro. Lo miro a Agustín. Siempre le salió bien. Hasta lo puede hacer con los ojos cerrados. Se pasa los malabares por atrás de la espalda, entre las…


Gladiador (parte I)

El hombro no me responde. Fue hace tres o cuatro combates, ya no recuerdo. Caí al piso y no pude usar los brazos para amortiguar. Aterricé justo de costado. Ahí lo escuché. Como si algo…


Once

Graciela camina para un lado y otro en las escaleras de la entrada del Hospital Durand. Los periodistas la miran con atención pero todavía no parecen animarse a acercarse o preguntarle qué le pasa. Ingresa al…




Unas de argentinos en Miami

-¡No, mi amor! ¿Vos me estás cargando? ¡Si vos tenías el cochecito del nene y ahí estaba mi campera, es tu culpa que haya quedado en el aeropuerto! -¡No es mi campera! ¡Pensé que la…


La teta en el subte

Fui yo el que le cedió el asiento. Siempre viajo sentado. Tomo el subte en la primera estación de la línea D, Congreso de Tucumán. Estaba con los cuentos completos de Abelardo Castillo en la mano…