Crónicas de calle

Articles

La guerra de los egos

-No, está bien. Vos tranquila, nomás. Mirá que no sobra trabajo, eh. Mirá que está jodida la cosa. -Sí, ya sé que está jodida. ¿Y? -No, bueno, es que te quejás tanto que parece que…


Sólo hace falta una pelota

Una pelota para ser un poco más felices. Una pelota para escapar del trabajo, la escuela o la facultad. Una pelota para caminar siempre hacia la playa. Una pelota para distraerse del calor. Una pelota…




El baile de la cueca, el baile del desafío

El patrullero está estacionado sobre el camino que atraviesa la plaza, como si quisiera evitar el paso. El motor de la camioneta -no tan nueva- se percibe como un invasor a una fiesta que no tiene lista de…


La tribuna viva

Cómo nacen las banderas. Están así hasta hoy nuestas banderas. El pueblo las bordó con su ternura. Cosió los trapos con su sufrimiento. Clavó la estrella con su mano ardiente y cortó, de camisa o firmamento: azul para…




El apostador

El momento más feliz de mis días es cuando cierro la puerta de mi casa desde el lado de afuera. Ese último resquicio, esa mirada fugaz e infantil que queda mientras escapo hacia la libertad…